Wednesday, March 11, 2009

Cambios para bien

Hace apenas un mes la situación en mi casa era un poco diferente tanto mi santo marido como yo, éramos esclavos del trabajo, ajustados a un horario y preocupados por el bienestar de nuestros hijos. Llegábamos los dos muy cansados, platicábamos poco, atendíamos los pendientes de la casa, las tareas, la comida para la niña del día siguiente, la ropa de la guardería y el uniforme. Aunque el me puede llamar gratis a mi celular, las llamadas promedio eran de un minuto.

-¿Ya recogiste a la niña?
-¿Le dejaron tarea?
-Sale bye


-¿Tu vas a ir por el niño?
-Ok llega por leche…
-Bye

Las conversaciones en la casa:
-No hay ropa limpia
-mmm mañana lavo

-A ver cuando puedo ir al gimnasio
-No tengo zapatos

Ahora que el es “agente libre” las cosas han cambiado. Cuando ves una situación venir, te llenas de temores, de dudas, y sientes que aquello ojala que no te pase… Los primeros días fueron de emoción, de muchos planes, pero nada concreto.
El es una persona muy disciplinada, que planea mucho y consigue mucho, (todo lo contrario a mí) Desde el primer día, empezó a repartir curriculums, pero desde un principio dijo que no se iba a sentar a esperar por que esas cuestiones tardan bastante tiempo. Pensó en dedicarse a las ventas ya que es algo que se le da muy bien, le ofrecieron un trabajo, en el que tenia que viajar mucho y ganaría por comisión, no lo aceptó por que le pedían que se quedara por lo menos un año, y si se le presentaba una mejor oportunidad iba a tener que rechazarla.
Ahora en estas semanas ha estado bastante ocupado, entre los dos organizamos a los niños y el los lleva a las escuelas, se va al gimnasio (como esposa de rico de 9 a 10 am) y se va a atender sus negocios. Esta cumpliendo un sueño que tenia desde hace mucho, una empresa de artículos de publicidad. Invirtió en una maquinaria, y ya tiene un pedido importante. Me habla para contarme sus avances y se escucha muy animado, como que nada lo puede detener. En la casa hablamos de planes a futuro, inversiones, conseguir muchos clientes y hacernos ricos… pasa mas tiempo con la niña sobre todo, y convivimos mas y mejor. Voy a extrañar todo eso si entra a un trabajo esclavizante como los que hay hoy en día, pero que garantizan un salario seguro que cubra todas las cosas con las que estamos comprometidos. A mi me sirve de experiencia, para saber que lo importante es hacer lo que te gusta, y que lo mejor viene después del trabajo.

7 comments:

malhechecito said...

Que padre, les deseo todo lo mejor del mundo, ya ves, siempre atras de algo maloviene algo bueno.
Un saludo

Elenilla said...

Me alegro mucho de que todo les haya salido bien! Es bueno tener un trabajo que te de calidad de vida y si encima te gusta y todo lo que haces es para tí, mejor.

Besos

Nell said...

Definitivamente el grillete de ocho horas diarias no está hecho para hacer feliz a nadie. Apenas llevo mes y medio con ese ritmillo, y ya estoy pensando seriamente en renunciar. ¿Qué tipo de artículos promocionales vende tu marido?

tresa said...

Hola ! me alegro muchisímo !!
Estas cosas , si las piensas demasiado te dan un poco de miedo , pero ocurren de imprevisto , pués ahí va !!
Quien sabe si ahora os encaminaís a un periodo mejor en vuestras vidas eh?
Cuando ocurren estas cosas se valora mucho más todo lo que se tiene !!
Que os siga a mejor!!
Un abrazo!!

Dr. Mille Miglia said...

Veo que todo mundo esta dandole un giro a su vida, y yo necesito hacer lo mismo, espero me vaya bien ya estoy arto de sufrir.

alvaro Locx said...

me alegro q tenga tan chida actitud

Úrsula Amaranta said...

yo estoy siempre a favor de tener negocio, de tener control sobre el tiempo , de hacer lo que nos gusta, de poder convivir mas con la familia !!!!!
yo también tengo un negocio, de hecho en mi otro blo' hablo de eso, verás que les irá muy bien ;)