Wednesday, May 20, 2009

Normal

Hoy me siento normal, estable. Mi esposo ya tiene trabajo. Regresó la semana pasada al mismo trabajo donde había sido despedido. Le dije, que habla muy bien de él que le hayan vuelto a llamar. En las cuestiones familiares soy muy miedosa. Ahora puedo confesar que cuando mi santo se quedo sin trabajo mi primera reacción fue tener miedo, que mis hijos sufrieran carencias, que nos despojaran de nuestras pertenencias, que se yo. Paulatinamente ese miedo fue desapareciendo, no se como le hicimos pero nunca vimos afectado nuestro estilo de vida: viajamos, salimos a comer fuera muchas veces, nos compramos cosas, hicimos arreglos a la casa, pagamos todas las cuentas a tiempo, hubo gastos imprevistos con lo de mi operación. Para todo hubo dinero. Sobre todo aumentó nuestra calidad de vida, por que aunque yo permanecí en el mismo trabajo haciendo lo mismo, me sentía mas tranquila, no tenia miedo de si mis hijos se enferman, o no hay clases, o quien los va a cuidar o que van a comer. Ahora que regresó él a la rutina otra vez tuve miedo, una noche no dormí pensando que sería de mi pequeña hija, quien la iba a cuidar y que iba a comer. Encontré a una persona, trabajaba como practicante en la empresa y la conozco bastante bien. Va saliendo de la universidad y está en busca de trabajo. Tiene tiempo libre y se esta encargando por lo pronto de la niña. La recoge al kinder y la lleva a nuestra casa, le calienta la comida (que yo le preparo una noche antes) y se queda con ella hasta que yo llego. La Helena esta feliz, pues claro, esta en su casa viendo sus programas, jugando con sus juguetes. Me siento muy feliz de que ella nos este ayudando...

Hace unos días me sentía muy infeliz en el trabajo, le pedí al universo un cambio y creo que sucedió, vienen nuevos proyectos para mi, reconocimiento y aprovechamiento de mis capacidades…

Le dije a mi esposo que ahora me toca a mi, que me salgo de trabajar y puedo hacer muchas cosas por mi cuenta… me voy a esperar un poco por que creo que todo tiene su momento y las cosas pasan por una razón.

9 comments:

malhechecito said...

Asi es jovencita, todo pasa por una razon, y eso lo hable dos post atras, Dios, o el universo, te proveen de lo que le pides, de eso no tengo duda alguna, que bien que ahora estes bien.
Un saludo

Chaulafanita said...

Ese empuje que le pones a las cosas hacen de ti una mujer fuerte, capaz. Es normal que tengas preocupaciones y momentos en dondo creas que las cosas van mal. Sin embargo debes ponerle ganas, asi como lo estas haciendo. Es bueno que ahora los dos estan trabajando pero sobre todo es bueno que el fruto de su amor, o sea la nenita este contenta. Muchos saludos Alejandrina!

Alejandrina Cara de Gallina said...

Malhechecito:
Gracias por tus palabras y por estar aqui, eres un buen amigo. Espero que tu recibas todo lo mejor que Dios tenga preparado...
Besos

Chaulafanita:
Gracias, eres un amor...
Que estes muy bien en todos los aspectos...

Úrsula Amaranta said...

Siempre las cosas pasan por una razón BUENA pero si nos aturdimos y no nos abrimos a las posibilidades, corremos el riesgo de no darnos cuenta.
A mi me da miedo la rutina, realmente le tengo pavor, siempre que siento que todo esta siendo muy rutinario provoco (conciete o inconcientemente) un cambio radical, afortunadamente siempre he salido bien librada.
Que ardua labor la tuya de ser mamá, esposa y profesionista, mis respetos por que se ve que lo haces muy bien.

Mar said...

Me alegro que todo tu marido haya recuperado su trabajo, y qué gran cosa que, aun sin empleo, fuerais capaces de continuar. Si es que a veces le damos mucha importancia a las cosas materiales!!
Un muaquis

alvaro Locx said...

Como dice el Malechecin

Dios proveera, no hay mal que por bien no venga y tanto de esa sabiduría popular.

alvaro Locx said...

Como dice el Malechecin

Dios proveera, no hay mal que por bien no venga y tanto de esa sabiduría popular.

Pakithor said...

Hola Alejandrina,

Me alegro mucho por ti y tu familia. Espero que esa normalidad sea también felicidad.

Un abrazo.

Dorn said...

que afortunada eres, yo no sé por qué a nosotros siempre nos afecta tanto el no tener empleo, hace ya 4 meses que mi marido no tiene trabajo y yo cumplo casi 5 años sin tener empleo tampoco, ya lo hemos perdido todo, luego recuperado en partes y ahora tengo mucho miedo de volver a perder lo poco recuperado, la situación es terrible, como digo: trabajo hay mucho, empleos miles, pero que nos alcance para vivir NINGUNO, yo también como tú.. tengo miedo de no poder darles a mis hijas una bonita vida. Ya nos avisaron en la escuela que si no pagamos lo que debemos les anularán el año. Es una pena, mis hijas han sido las de excelencia cadémica todo el ciclo escolar, y que por dinero no puedan estudiar, no se vale. Duele que no sirva de nada tener una carrera, tener experiencia y trabajar horas extras para tener un buen curriculum. Lo peor es que esta situación para la mayoría ya es "normal". Yo quiero tu normalidad :D