Wednesday, September 15, 2010

Festejos septembrinos






Todos los quince de septiembre por la noche, durante mi infancia mis padres me llevaron a la concurrida plaza de la ciudad en la que vivíamos. Nunca me faltaron las trompetas, comida mexicana, churros, cuetes, y la clásica quema del castillo. En mi familia de origen siempre han sido muy "festejosos". En la familia de mi esposo todo lo contrario. Mi esposo y yo nunca hemos sentido atracción por ir al grito, por lo tanto nunca hemos llevado a los niños. El año pasado la Helena se quedo con mis papas y ellos la llevaron. Llego sorprendida, emocionada contandonos todo lo que habia visto y mostrando lo que le compraron. La realidad es que los tiempos no son los mismos que cuando yo era niña. Me da bastante miedo que a un imbecil que se le haya pasado la mano con las drogas y el alcohol se le ocurra organizar una balacera en el lugar de la celebracion. Ni modo mejor nos quedamos en casa viendo por la tele los juegos pirotecnicos. Que libertad estamos celebrando?????




A propósito de aniversario de la independencia, me he planteado algunas cuestiones:



  • A veces quisiera salir corriendo de este país y llevarme a mis hijos a otro mejor. Pero a la vez me quiero quedar. Ay Mexico lindo, que dificil es amarte a veces, hay algunos de tus hijos a quienes no puedo ver ni en pintura, empezando por Peña Nieto.



  • Para los que vivimos lejos de la capital de Mexico es mas dificil amar a este pais, tenemos todo tan lejos, yo por ejemplo, pude confirmar el esplendor de mi patria solo hasta que vi con mis propios ojos la ciudad de Mexico.



  • A veces lo siento todo perdido, entre los politicos, los sicarios, los narcos, y las alianzas entre todos ellos nos van a terminar robando lo poco que nos queda.





Tambien he estado pensando en lo importante que es saber encontrarle a todo el lado positivo. Mi hermana me estaba contando de una niña a quien ella trata, que su mamá ha intentado castigarla de todas las formas y ninguna funciona por que si la sienta en una silla, ella dice que le encanta sentarse alli, se pone a cantar, o a contar un cuento. Si la sientan volteada hacia la pared, se pone a contar las rayitas, y asi, pero todo con la mejor actitud. La niña sigue portandose mal, pero lo que es un hecho es que esa capacidad que tiene de que nadie le robe su felicidad es algo de admirarse. Desgraciadamente nos encanta el drama, y a veces parece competencia de ver quien sufre mas.





Por cierto, me gusta mucho un programa de tele, se llama Intervention, anoche llore como una loca. Se trataba de una mujer joven con dos hijos y un esposo super lindos. Ella es adicta a los antidepresivos y analgesicos, se chuta como 50 pastas en un dia. Se la lleva en la onda, y dormida todo el dia. Sus papas se culpan por eso. Sus hijos pagan el pato, el niño de 8 años dice que dentro de esa mama, esta otra mama buena que lo quiere mucho... tuve que recoger mi corazon con pala.

1 comment:

LA CASA DE LALAINA said...

Acabo de hacerme seguidora tuya y me quedo por aqui, si te viene de gusto te pasas por mi blog.